4

abril

2018

MARIA CHRISTENSEN

Las hermanas reciben con gran alegría cualquier tipo de inspiración y consejos útiles procedentes de personas apasionadas.

Hoy, Anna y Clara se han reunido con la bloguera de jardines Maria Christensen, de livsnyderhaven.dk, para quien el contacto con la naturaleza y el disfrute de la vida al aire libre supone una gran inyección de energía en cualquier momento del día, e incluso del año. Esto se traduce en desayunos en la terraza, barbacoas nocturnas o en la decoración del invernadero para la temporada de invierno.

¿Qué hizo que se enamorase del diseño de espacios al aire libre?

Siempre me ha apasionado el diseño de espacios al aire libre. Estar en el exterior, bajo el cielo abierto, es simplemente encantador. Me aporta energía, es como si pudiese pensar mejor. De forma más libre. Me inspiro en el mundo del diseño de interiores y aplico los mismos principios a la hora de crear espacios para vivir al aire libre. Trabajar con plantas en el jardín es especialmente emocionante, puesto que supone un auténtico desafío. ¿Me habré acordado de abonarlas? ¿Las habré regado correctamente? Me encanta todo el proceso, porque los huertos no entienden de prisas. Es una especie de liberación. Solo hay que pensar en todo el tiempo que tarda una pequeña semilla en transformarse en una flor. Una vez que se comienza a cultivar flores propias, se aprende a respetar la naturaleza de una forma diferente.

¿Cuál es su rincón favorito del jardín?

Mi invernadero, sin lugar a dudas. Podría decirse que es mi sala de juegos. Es allí donde se me ocurren grandes ideas, siembro algunas semillas y me propongo nuevos desafíos. En mi invernadero disfruto tanto del momento presente como de todo el proceso. Además, es el lugar en el que mi familia y mis amigos se reúnen alrededor de una mesa para tomar una copa de vino los días de verano, y llevarse incluso algún que otro tomate o pepino. Trato de usar mi invernadero durante todo el año, ya que me aporta una fantástica dosis de energía.

Al llegar la primavera, con sus días más largos y templados, ¿qué es lo que más le gusta hacer en su jardín?

Lo que más deseo es sentarme al sol con una manta y disfrutar de que la primavera ya esté aquí. Los primeros rayos de sol primaveral son casi mágicos. Sembrar y trasplantar las plantas de semillero es también un proceso maravilloso. En el interior, los alféizares de mis ventanas están repletos de semillas que brotan y que pronto serán trasladadas a mi invernadero. La primera señal de que ha llegado la primavera es el manto de campanillas de invierno y tulipanes que se extiende por el suelo. ¡Es verdaderamente revitalizante!

¿Cómo es el verano en sus espacios de vida al aire libre?

Uso mi jardín durante todo el año, si bien es cierto que el verano es, sin duda, la temporada de jardinería por excelencia. Todos los parterres están repletos de plantas perennes, rosas y flores veraniegas. Las macetas exhiben sus dalias, así como otras flores propias de la época. Mi jardín rebosa vida en todo momento. Organizo barbacoas y fiestas constantemente para mi familia y mis amigos. Cuando el jardín florece, es precisamente cuando más visitantes recibo. Sentir el entusiasmo de otras personas es sencillamente maravilloso. Además, suelo organizar eventos abiertos al público cada año, durante los cuales abro las puertas de mi jardín a cualquiera que desee vivir la experiencia de adentrarse en él. Nunca se sabe cuánta gente vendrá, pero hay muchas personas dispuestas a conducir grandes distancias para encontrar nuevas fuentes de inspiración para sus propios jardines.

¿Qué uso le da a sus espacios para la vida al aire libre durante los fríos meses de invierno?

Cuando en el exterior hace frío o mal tiempo, intento crear un poco de «hygge» en el jardín utilizando antorchas y velas, o incluso linternas de hielo que yo misma elaboro. Los lugares clave se encuentran en la puerta principal y delante de la ventana de la cocina. Es agradable tener algo bonito que contemplar. Además, coloco muchas velas, conos y ramas de abeto en las mesas para crear una atmósfera cargada de «hygge» tanto en el invernadero como en la terraza. Intento crear un entorno de cuento de hadas.

¿En qué momentos del día suele utilizar los espacios para la vida al aire libre?

Por la mañana: Desayuno en la terraza, situada cerca de la casa. Como está cubierta, puedo sentarme allí incluso cuando llueve. De hecho, hasta he instalado en la pared un calefactor como los que se pueden encontrar en las cafeterías. Utilizo la terraza de mayo a septiembre. Disponer de una terraza cubierta alarga enormemente el periodo en el que se pueden usar los espacios al aire libre. Ni una llovizna ligera impedirá una reunión de amigos alrededor de una barbacoa.

Por la tarde: Los fines de semana me gusta tomar una taza de café o una copa de vino blanco en un banco ubicado cerca del estanque de mi jardín. Es un lugar soleado y, además, sentarse al lado del agua es algo muy especial. Cuando se producen olas de calor, el estanque resulta ideal para refrescar los pies. Si llueve o hace frío, voy hasta el invernadero, el cual se puede calentar en unos 20 minutos. El invernadero supone un refugio perfecto frente a las inclemencias del tiempo, además de un lugar increíble para un poco de «hygge» en familia.

En mi jardín tengo un taller de macetas, en el que trabajo con mis flores. Dispongo de un cobertizo, lo cual significa que puedo trabajar incluso cuando llueve. Ahí es donde guardo todas las macetas, los postes y los cordeles. Durante el día, voy un momento a ver a mis pollitos. Les encantan las sobras y el maíz. Cuando creen que vengo con comida, se acercan a toda prisa. Son critaturitas realmente divertidas y con personalidades muy variadas. Además, les encantan las gachas, los espaguetis y las uvas.

Por la noche: En verano, solemos cenar en la terraza cubierta. Si hace demasiado frío o viento y prefiero estar en un lugar interior, voy hasta el invernadero.

¿Cuáles son sus sueños en lo que a su jardín se refiere?

Mi sueño es conseguir un sistema de recogida de agua para el jardín, con el que regar mis plantas utilizando agua de lluvia. Otro sueño que me ronda la cabeza desde hace varios años es el de invitar a las personas mayores de la residencia de ancianos de mi localidad para que tomen café en mi jardín. Creo que para ellos supondría una experiencia maravillosa.

LAS IDEAS DE MARIA

Diseño de espacios para la vida al aire libre

TODO TIPO DE ELEMENTOS

Incorpora elementos de fuego, agua y tierra en el diseño de tus rincones para la vida al aire libre. Puedes iluminar tu terraza con antorchas, lámparas o faroles con velas. Un macetero de zinc grande o un cuenco lleno de agua y flores añade el elemento de agua. Coloca muchos tiestos y maceteros con plantas en tu terraza, o en maceteros para ventanas si dispones de un balcón.

ASIENTOS PARA TODOS

Resulta conveniente habilitar numerosos lugares en los que poder sentarse en el jardín. Un banco colocado en un punto soleado y otro situado bajo techo. Esto anima a que los visitantes se paseen por el jardín y disfruten de todos sus rincones. Se podría decir que lo llena de vida.

ATRACTIVO Y ORGANIZADO

Asegúrate de organizar todos los elementos de tu jardín para saber siempre dónde se encuentra cada cosa. Una caja pequeña de madera, además de ser agradable a la vista, resulta perfecta para guardar los guantes de jardín, las semillas, el cordel, el fertilizante, las etiquetas para plantas y el rociador. También se puede utilizar para guardar las macetas que no se utilicen.

Si dispones de espacio en tu jardín, puedes colocar un banco macetero en el que trabajar con tus plantas y flores.

SACA EL MÁXIMO PARTIDO A TUS ESPACIOS PARA LA VIDA AL AIRE LIBRE

Si el espacio es limitado, es aconsejable utilizar todas las superficies disponibles. Una terraza cubierta o un balcón resultan perfectos para las macetas colgantes. Cuantas más coloques, más interesantes resultarán el conjunto y la atmósfera resultantes. Las guirnaldas con bombillas también aportan un toque especial. Un «hygge» absoluto. Si dispones de media pared, o incluso de una pared entera, asegúrate de sacarle el máximo partido. Utilízala para colgar sillas plegables que no utilices, o incluso una caja que cumpla la función de estantería en la que colocar algunos de tus productos de jardinería. También puedes plantar especias en huertos de suelo con ruedas. Se pueden mover con facilidad por el jardín y tener así la lechuga, el perejil y las cebolletas siempre a mano.

NO PIERDAS TU ESENCIA

Tu jardín o balcón deben estar diseñados para ti y adaptarse tanto a tu estilo como a tus necesidades. Descubre qué te gusta antes de proceder con el diseño. Se trata de ser fiel a uno mismo.


Acerca de Maria Christensen:

Maria, de 42 años, tiene tres hijos y vive con su pareja en Aalborg, Dinamarca. Puede seguir a Maria en Livsnyderhaven.dk y en Instagram, en @livsnyderhaven


¿Te ha gustado este post?

- Si es así, no olvides compartir con tus amigos: